Vejez y sobrevivientes

La emergencia de una sociedad longeva

En todo el mundo, los regímenes que ofrecen seguridad financiera en la vejez se encuentran bajo una presión creciente. En muchos países, la población está envejeciendo rápidamente debido al aumento de la esperanza de vida y a la disminución de las tasas de fecundidad.

A esto se añaden los problemas que se presentan en las familias extendidas así como en otras formas tradicionales de asistencia a los ancianos, las cuales están disminuyendo debido a la presión de la urbanización, de la mundialización y de la mayor movilidad. Al mismo tiempo, los regímenes públicos de seguridad en la vejez necesitan reformas. Muchos de los regímenes existentes son muy costosos y no proveen una protección adecuada a las personas mayores.

Regímenes de prestaciones de vejez

En la mayoría de los países, la prestación de vejez es un pago periódico en función del salario. Sin embargo, en algunos países se abona un monto fijo universal sin relación con los ingresos anteriores; en otros se completa la pensión universal con una pensión en función de los ingresos. Los regímenes de fondos de previsión abonan un monto global único, por lo general un reembolso de las cotizaciones de los empleadores y de los empleados más los intereses devengados.

Regímenes de prestaciones de sobrevivientes

Los regímenes de protección social que incorporan disposiciones para las prestaciones de vejez suelen incluir igualmente disposiciones para las prestaciones de supervivientes. Estas prestaciones, por lo general, consisten en un porcentaje de la prestación abonada al difunto al fallecer o de la prestación a la que el asegurado habría tenido derecho si hubiera llegado a la edad de la jubilación o si hubiera quedado discapacitado. En la mayoría de los casos, el pago de las prestaciones de supervivencia se limita a los viudos y viudas que tienen niños pequeños a cargo, superan una edad determinada o son discapacitados. Muchos regímenes también abonan prestaciones a otros parientes sobrevivientes cercanos, tales como los padres y los abuelos, pero sólo a falta de viudos, viudas o niños con derecho a las mismas.

A la espera

Durante las últimas dos a tres décadas, las pensiones públicas han sido objeto de una atención sin precedentes. Se han escrito numerosas publicaciones sobre las supuestas ventajas, desventajas y fallos de los distintos sistemas de organización de la entrega de las pensiones públicas. En muchos países industrializados que se enfrentan a grandes desafíos relacionados con el envejecimiento demográfico, la principal tendencia se refleja en la promoción de sistemas pluralistas que diversifican las fuentes de ingresos de jubilación para reducir los riesgos y contar con una función de redistribución destinada a aliviar la pobreza en la vejez. También ha surgido un creciente interés por investigar el caso particular de las pensiones para las mujeres que han trabajado durante periodos más cortos y cobrado salarios inferiores a los de los hombres, y por idear estrategias para incrementar las tasas de participación de los trabajadores mayores. En los países en desarrollo con una baja cobertura y altas proporciones de trabajadores en el sector no estructurado, se prioriza la extensión de la cobertura. Esta tarea es difícil, principalmente debido a la dificultad de integrar a los trabajadores del sector no estructurado informal dentro de los regímenes formales de seguridad social.

La AISS, en su calidad de centro mundial de recopilación y difusión de información sobre las buenas prácticas y la evolución de la seguridad social, tiene como objetivo servir de foro internacional para el intercambio de experiencias relevantes de extensión de la cobertura de las pensiones y lograr que los regímenes de pensiones de todo el mundo sean más sostenibles.

Últimas noticias Últimas noticias

Próximos eventos Próximos eventos