La migración y la seguridad social

La seguridad social debe tener más en cuenta la creciente movilidad de la fuerza laboral en el mundo

Hay más de mil millones de migrantes internos e internacionales en todo el mundo. Uno de los factores que suele actuar como impulsor de la migración es la búsqueda de mejores condiciones de trabajo y de empleo, lo cual, para muchas personas, es inseparable del acceso a la cobertura de la seguridad social.

 

La importancia de los trabajadores migrantes para el desarrollo económico de un país es tan solo una de las muchas razones por las que los sistemas nacionales de seguridad social deberían extender la cobertura a dichos trabajadores.

Al tiempo que su número aumenta en muchos países, ampliar la protección a los trabajadores migrantes es fundamental si se desea alcanzar los objetivos de extensión de la cobertura nacional e internacional. Sin embargo, hay más razones: más allá de atender las necesidades básicas y los requisitos de protección social de los trabajadores migrantes y los familiares a su cargo, existen un número de ventajas para los sistemas de seguridad social en particular y para la sociedad en general:

  • Los sistemas de seguridad social proporcionan prestaciones y servicios esenciales que contribuyen a mitigar los riesgos padecidos por quienes a menudo son grupos vulnerables de la población activa. Extender la cobertura a estos trabajadores es una cuestión de derechos humanos.
  • Una cobertura más extensa aumenta la cohesión social, facilita el crecimiento económico y refuerza el respaldo público a los regímenes de seguridad social.
  • La población no migrante puede considerar importante la cobertura de los trabajadores migrantes por razones de equidad (por ejemplo, en el caso de los trabajadores desplazados).
  • Los trabajadores migrantes pueden mejorar la situación demográfica de un país y, a menudo, son contribuyentes netos al sistema de seguridad social a lo largo de su vida.
  • Cubrir a los trabajadores migrantes refuerza otros intentos de formalizar el sector informal, estimula y apoya la movilidad de los empleados y proporciona amparo a los trabajadores para evitar su explotación.

Incluir a los trabajadores migrantes en programas de seguridad social ha supuesto con frecuencia un problema para las administraciones de seguridad social. Esto se debe a las diferentes características de los trabajadores migrantes respecto a la mayoría de trabajadores: carreras breves en la economía de acogida, con cambios habituales de trabajo; actividad frecuente en el sector informal; separación de los familiares a cargo, etcétera. Además, tienden a estar menos sujetos a la relación habitualmente asumida entre empleado y empleador sobre la que se establecieron muchos sistemas de seguridad social.

Para responder con eficacia a estas dificultades, es necesaria una combinación de voluntad política, diseño a medida de las prestaciones, compromiso financiero y procedimientos administrativos apropiados.
Las instituciones de seguridad social también pueden influir en el establecimiento de otras medidas para: hacer más atractivas las prestaciones (algo que resulta particularmente importante en el caso de los regímenes voluntarios para los trabajadores migrantes); aumentar la concienciación y fortalecer la percepción pública de los programas de seguridad social; apoyar a los trabajadores y sus familias a lo largo de su ciclo de vida, y mejorar el aprecio de la población nacional hacia los trabajadores migrantes.

La globalización y la repercusión del cambio climático significan que la cantidad de personas migrantes probablemente crezca. Si las iniciativas políticas van acompañadas de medidas administrativas eficaces, es posible avanzar sustancialmente.

Últimas noticias Últimas noticias

Próximos eventos Próximos eventos