Empleo

La seguridad social para apoyar la salud y la empleabilidad

En las últimas décadas han surgido nuevas formas y patrones de empleo que hoy presentan desafíos a los mercados laborales y a la seguridad social. Estos cambios están ejerciendo importantes repercusiones en distintos niveles.

Así, el número de trabajadores a tiempo completo en un empleo regular está disminuyendo, mientras que aumentan el empleo a tiempo parcial y otras formas atípicas de empleo. La inseguridad del puesto de trabajo y los períodos de empleo entrecortados son realidades cada vez más presentes.

En otro orden de ideas, el desempleo ha aumentado considerablemente en algunos países y ha ejercido presión en las finanzas de diversos regímenes de protección contra el desempleo. Las políticas de empleo desempeñan un papel crucial a la hora de afrontar los desafíos antes mencionados.

Políticas de sustitución de los ingresos

Los regímenes de protección contra el desempleo ofrecen una indemnización en caso de pérdida de los ingresos resultante del desempleo involuntario. De este modo, los regímenes de protección contra el desempleo funcionan como una sustitución de ingresos durante periodos de ajuste económico.

Menos de 80 países en todo el mundo disponen de un régimen de protección contra el desempleo, mayoritariamente seguros sociales. El goce del beneficio del seguro está generalmente limitado y su monto está relacionado con los ingresos percibidos antes del desempleo. A falta de un régimen de seguro social, varios países pueden ofrecer subsidios de un sólo monto fijo, abonados por una entidad estatal o por el empleador. Un pequeño número de países ofrece cuentas obligatorias individuales de desempleo, cuyas prestaciones totales equivalen al valor del capital acumulado en la cuenta individual del asegurado.

Una nueva orientación hacia políticas de fomento de la participación en el mercado laboral

Como resultado de los desafíos antes mencionados, los regímenes de protección contra el desempleo han tomado una nueva orientación. Además de sus funciones tradicionales de sustitución de los ingresos, estos regímenes han comenzado a ser proactivos: fomento de medidas de activación para facilitar el acceso de los desempleados al mercado de trabajo o adopción de medidas hacia un adecuado balance entre el trabajo y la vida familiar. El mantenimiento de los pagos de indemnización se vincula cada vez más con la participación en programas del mercado laboral, tales como actividades de formación, creación de empleos, bolsas de empleos y empleos subvencionados.

Las políticas de empleo ayudan a contrarrestar el aumento del desempleo

La Unión Europea, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos y otras instancias internacionales consideran que las políticas de empleo son un elemento clave de las estrategias para generar empleo y reducir la presión financiera ejercida sobre los regímenes de indemnización del desempleo. En los países miembros de la OCDE y algunos otros, las estrategias de políticas de empleo proveen un importante instrumento de política a corto plazo para contrarrestar el aumento del desempleo, promover la reinserción profesional y la participación en el mercado de trabajo y mantener o mejorar la empleabilidad. Varias experiencias nacionales han demostrado que una intervención anticipada mediante medidas adaptadas a cada caso puede incrementar las posibilidades de que la persona se reincorpore al mercado laboral. En tal sentido, algunos países también brindan medidas adicionales a través de un seguimiento individual de los solicitantes de empleo.

Últimas noticias Últimas noticias

Próximos eventos Próximos eventos