A propósito de la Seguridad Social

Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza: La seguridad social aborda las causas fundamentales

El 17 de octubre se celebra el Día Internacional para la Eradicación de la Pobreza. El tema de este año es: “Unirse a los más excluidos para construir un mundo donde los derechos humanos y la dignidad sean universalmente respetados”.

En el marco de la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para el 2030, y en cumplimiento del compromiso de no dejar a nadie atrás, la comunidad mundial busca acelerar su acción coordinada para eliminar todas las formas de pobreza.

Las políticas de seguridad social, que constituyen un aspecto importante de esta acción, incluyen medidas encaminadas a mejorar la seguridad de los ingresos y la salud de las personas de todas las edades. De este modo, también contribuyen a abordar las causas fundamentales de la pobreza en la sociedad. El informe de la Asociación Internacional de la Seguridad Social (AISS) titulado Diez desafíos mundiales para la seguridad social, pone de manifiesto que la innovación y las buenas prácticas en la administración de la seguridad social pueden contribuir a reducir la inseguridad de los ingresos.

“Las administraciones de la seguridad social desempeñan un papel crucial en el desafío mundial de lucha contra la pobreza. La cooperación y el diálogo a escala internacional pueden acelerar la extensión de la cobertura de la seguridad social y garantizar una protección para todos”,  declaró Hans-Horst Konkolewsky, Secretario General de la AISS.

Políticas destinadas a extender la cobertura

Según datos presentados por la Oficina Internacional del Trabajo (OIT), 4 000 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso suficiente a la protección social, y solo el 45 por ciento de la población mundial se beneficia efectivamente de al menos una prestación social. Por otra parte, solo el 29 por ciento de la población mundial tiene acceso a una seguridad social integral.
Para mejorar esta situación, las políticas y las respuestas institucionales deben ajustarse a las necesidades de las personas, en particular a su capacidad para afiliarse a regímenes de seguridad social contributivos.

En lo que respecta a las personas más excluidas de los mercados de trabajo formales, las políticas actuales conceden especial importancia a la protección social financiada con cargo a los impuestos, en particular para extender la cobertura a los niños, las familias y las personas de edad avanzada.

En cuanto a la población en edad de trabajar que carece de una cobertura suficiente, pero que tiene capacidad para ahorrar, es necesario buscar soluciones innovadoras para mejorar su acceso a regímenes de prestaciones sociales contributivos. En este sentido, el reto es en gran medida administrativo.

Innovación e intercambio de prácticas

Sin embargo, han surgido nuevas ideas. Por ejemplo, las Directrices de la AISS sobre Soluciones Administrativas para la Extensión de la Cobertura, tienen por objeto reforzar las capacidades de las administraciones de la seguridad social para ofrecer regímenes contributivos eficaces y fomentar la extensión de la cobertura a los grupos de difícil cobertura. La base de datos de la AISS sobre las buenas prácticas en la seguridad social, también recoge estudios de casos inspiradores procedentes de administraciones de la seguridad social.


Eventos Eventos