Formación de diploma de la AISS

Buena gobernanza y calidad de los servicios: Entrevista a Virginia Lenore Petersen, formadora

Formación de diploma de la AISS

Buena gobernanza y calidad de los servicios: Entrevista a Virginia Lenore Petersen, formadora

Virginia Lenore Petersen comparte su experiencia como formadora en los cursos de formación en línea de la AISS sobre buena gobernanza y sobre calidad de los servicios, organizados por el Centro Internacional de Formación de la Organización Internacional del Trabajo (CIF-OIT) en 2021.

Virginia Lenore Petersen
  • Nombre: Virginia Lenore Petersen (doctora)
  • Puesto: Experta y formadora independiente
  • Puesto anterior: Directora Ejecutiva, Agencia Sudafricana de Seguridad Social (South African Social Security Agency – SASSA)
  • País: Sudáfrica

¿Qué cursos de formación en línea de la AISS ha impartido?

Imparto los cursos de formación sobre las Directrices de la AISS sobre la Buena Gobernanza y las Directrices de la AISS sobre la Calidad de los Servicios.

¿Cuáles eran sus expectativas del curso y cómo se cumplieron?

Los participantes suelen indicar que desean estar mejor preparados para hacer su trabajo. En los cursos se perfeccionan las competencias, se promueve la innovación y se dan ejemplos de buenas prácticas internacionales sobre la manera de abordar los problemas que se plantean en el ámbito de la seguridad social.

¿Cree que los conocimientos que adquieren los participantes serán útiles en su trabajo diario y para su institución?

El curso de formación sobre las Directrices de la AISS sobre la Buena Gobernanza, que es la columna vertebral de la administración de la seguridad social, motiva a los participantes a abordar las estructuras, las políticas y los marcos fundamentales. Debido a la pandemia de COVID-19, la cuestión primordial para los participantes este año era el cambio a la prestación de servicios en línea para los usuarios/beneficiarios. Esto subraya aspectos clave de la gobernanza, como ser un Buen Gestor Digital para proteger los datos personales de los beneficiarios. El curso también ofrece protocolos claros, tanto para el consejo como para la dirección, y muchos participantes insisten en la necesidad de definir claramente las funciones de dichos órganos, con el fin de crear un entorno de trabajo más sano en el que prestar mejores servicios.
 
Los participantes del curso de formación sobre las Directrices de la AISS sobre la Calidad de los Servicios destacaron la utilidad de contar con ejemplos de iniciativas de mejora de los servicios que pudieran aplicar en sus organizaciones. Por ejemplo, realizar el pago de las cotizaciones mediante transferencias a través del teléfono móvil, en lugar de realizarlo en el banco o en la oficina de correos. Las Directrices se valoran por ser una herramienta reconocida a escala internacional que ayuda a mejorar la calidad de los servicios. Muchos participantes afirmaron que la presentación de ejemplos había sido uno de los elementos más útiles que se habían abordado durante el curso.

¿Recomendaría este curso a otros profesionales de la seguridad social? ¿Por qué? 

Todos los profesionales de la seguridad social se beneficiarían enormemente de los cursos de formación de diploma sobre buena gobernanza y sobre calidad de los servicios. Ayudan a los participantes a ampliar sus conocimientos y competencias, y proporcionan un conjunto de herramientas ya probadas en la administración de las instituciones de seguridad social. Recomiendo encarecidamente a cualquier profesional de la seguridad social que participe en estos cursos de formación. Constituyen, sin duda, la base técnica necesaria para que tanto el consejo como la dirección adopten decisiones informadas.

Las Directrices de la AISS sobre la Buena Gobernanza fueron decisivas para mis propios logros como Directora Ejecutiva de la SASSA. Cuando acepté el puesto, confiaba en mi capacidad de liderazgo porque, en caso de necesitar una base sobre la que apoyarme para realizar nuevas actividades, podía utilizar los principios de las Directrices de la AISS, a saber, la rendición de cuentas, la transparencia, la participación, la previsibilidad y el dinamismo, para evaluar las exigencias relacionadas con el programa propuesto y la prestación de servicios. Las Directrices ofrecen las herramientas prácticas necesarias para administrar una institución de seguridad social.