Excelencia en la administración

  • Directrices de la AISS:
  • Promoción de la Salud en el Lugar de Trabajo

Excelencia en la administración

  • Directrices de la AISS:
  • Promoción de la Salud en el Lugar de Trabajo

Promoción de la Salud en el Lugar de Trabajo -
A.3. Estructuración de la promoción de la salud en el lugar de trabajo

Identificación y movilización de las partes interesadas

La promoción de la salud y el bienestar en el lugar de trabajo es una actividad de múltiples etapas. La identificación de las partes interesadas es una primera etapa esencial para elaborar un enfoque proactivo hacia la salud y el bienestar de los empleados. Las partes interesadas externas a una institución de seguridad social pueden incluir al gobierno nacional y las administraciones locales, organizaciones no gubernamentales, la sociedad civil, empleadores y sindicatos, organizaciones profesionales y organizaciones del sector privado con un mandato en materia de salud.

La creación de lugares de trabajo que promuevan verdaderamente la salud no resultará de las acciones de un actor único, sino de los esfuerzos combinados de las distintas partes interesadas. No obstante, un grupo de interés importante se encuentra en el propio lugar de trabajo que promueve la salud (partes internas). Por consiguiente, deben participar representantes de esos grupos en las discusiones y en todas las etapas de planificación. Su participación legitima y promueve el compromiso de los interlocutores internos con otras empresas/organizaciones en la promoción de la salud en el lugar de trabajo.

Por ello, el primer requisito para una promoción de la salud en el lugar de trabajo sostenible y exitosa es identificar a las partes interesadas, tanto internas como externas, y establecer cooperaciones, alianzas y colaboraciones con las mismas.

Es importante recurrir a un proceso adecuado para identificar y hacer participar a quienes tienen un interés en la promoción de la salud en el lugar de trabajo. Una manera de hacerlo es por medio de un análisis de las partes interesadas. Existen muchos modelos de análisis de las partes interesadas y muchos se superponen. Independientemente del método elegido, el punto crucial es que, una vez finalizado, el análisis permita comprender con claridad a cada parte interesada. Entre las principales preguntas que deben plantearse se encuentran las siguientes:

  • ¿Qué saben, sienten, desean, creen y valoran las posibles partes interesadas con respecto a las cuestiones de salud en el lugar de trabajo?
  • ¿Cuáles son las amenazas, riesgos, costos y beneficios que representan las cuestiones de salud en el lugar de trabajo para cada posible parte interesada?
  • ¿Cuáles son las principales inquietudes de las posibles partes interesadas acerca de las cuestiones de salud en el lugar de trabajo?
  • ¿Cómo difieren las inquietudes de las partes interesadas con respecto a estas cuestiones?
  • ¿Cuáles son las áreas de interés común de las posibles partes interesadas?
  • ¿Qué papeles desea que desempeñen las partes interesadas o cómo quiere que participen en cualquier iniciativa a favor de la promoción de la salud en el lugar de trabajo?

El compromiso de las partes interesadas es una etapa crucial para la elaboración de un enfoque sostenible y coherente de protección y promoción de la salud y el bienestar de los empleados entre los distintos grupos de empleadores y en distintas zonas geográficas. No obstante, las partes interesadas deben comprometerse de modo positivo y adecuado, lo que incluye:

  • la creación de una colaboración efectiva y de alianzas desde el inicio;
  • la definición de una agenda común;
  • la explicación de cómo resolver eventuales desacuerdos y conflictos;
  • el establecimiento de principios de orientación claros y acordados;
  • la utilización de argumentos convincentes para justificar el pedido de participación.

Las instituciones de seguridad social se encuentran en una buena posición para obtener la participación de las partes interesadas. Para ello es vital establecer relaciones que se basen en:

  • el trabajo hacia una meta u objetivo común (en este caso, mejorar la salud de los empleados);
  • la colaboración, y no la competencia, para alcanzar esta mejora;
  • la apertura, la transparencia, la confianza y el respeto mutuo que deben respaldar las relaciones;
  • el reconocimiento de la diversidad de las partes interesadas y de sus necesidades (por ejemplo, las necesidades del Ministerio de Trabajo con respecto al bienestar de la mano de obra diferirán de las de los empleadores o sindicatos, pese a que todos desearán los mismos resultados).

Las instituciones de seguridad social tienen un mandato claro en materia de salud y por lo tanto pueden considerarse la principal parte interesada por la promoción de la salud en el lugar de trabajo.

El efecto sinérgico del compromiso de las partes interesadas

Se pueden lograr ventajas sinérgicas para la promoción de la salud en el lugar de trabajo cuando todas las partes interesadas trabajan juntas de modo efectivo, dentro de la institución de seguridad social, a nivel nacional o regional o dentro de cada empresa u organización. Cualquiera sea el nivel o el contexto, los esfuerzos por promover la salud y el bienestar en el lugar de trabajo tienen mayores probabilidades de ser eficaces cuando siguen los siguientes principios:

  • claridad del papel: las partes interesadas saben qué se espera de ellas;
  • respeto y confianza: todos los aspectos de la relación entre las partes interesadas se basan en el respeto y la confianza mutua;
  • responsabilidad y rendición de cuentas: las partes saben cuáles son sus responsabilidades y deben dar cuenta de sus acciones;
  • los mecanismos de presentación de informes son claros y se utilizan;
  • el proceso se basa en expectativas realistas: las metas y objetivos deben ser específicos, evaluables, alcanzables, relevantes y definidos en el tiempo (SMART);
  • reconocimiento de los esfuerzos: se valora a las partes interesadas y el esfuerzo que realizan.