Excelencia en la administración

  • Directrices de la AISS:
  • Recaudación y Cobranza de Cotizaciones

Excelencia en la administración

  • Directrices de la AISS:
  • Recaudación y Cobranza de Cotizaciones

Recaudación y Cobranza de Cotizaciones -
Directriz 15. Estrategia para el control del fraude y la gestión del riesgo de errores

La institución define una estrategia para controlar del fraude y gestionar el riesgo de errores.

La estrategia deberá incluir una estructura organizativa, la especialización de las funciones (por ejemplo, el análisis, la planificación, el control sobre el terreno, etc.), las metodologías y los procedimientos. Esta estrategia deberá conciliar los enfoques preventivos y represivos y basarse tanto en el uso intensivo de la información como en las actividades sobre el terreno (inspecciones in situ).

Estructura

  • El consejo de administración deberá emitir una declaración de políticas sobre control del fraude en el marco de la recaudación y cobranza de cotizaciones, basándose en un enfoque de elaboración de perfiles de riesgo. La estrategia deberá centrar los recursos en el control del fraude en los sectores y las poblaciones que corren un mayor riesgo (por ejemplo, las empresas basadas en la web, las empresas de construcción, los trabajadores por cuenta propia, los trabajadores rurales, los trabajadores agrícolas, etc.).
  • Los enfoques preventivos deben contrapesarse con los represivos; por un lado, procurando apoyar el cumplimiento voluntario y, por otro, suprimiendo el fraude y la evasión de carácter intencionado.
  • El consejo de administración deberá establecer unidades dedicadas a la detección y el control del fraude y de los errores y definir las tareas y responsabilidades correspondientes.
  • La estrategia deberá caracterizar los diferentes escenarios de tipos posibles de fraude que pueden surgir y definir enfoques específicos para combatirlos.
  • La estrategia de control del fraude deberá incluir la estructura organizativa, las metodologías y los procedimientos para las principales actividades, así como un método de evaluación del rendimiento basado en indicadores clave. También debe establecer diferencias de tratamiento entre los casos de fraude interno y los de fraude externo.
  • La dirección y el consejo de administración deberán crear una unidad u oficina dedicada a la auditoría interna que ponga en marcha actividades de control de la corrupción y el fraude, tanto dentro de la institución como en coordinación con entidades externas.